sábado, abril 21

Descubre que guarda el inconsciente

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Imagina que puedes adentrarte en tu inconsciente y, a medida que lo vas recorriendo, descubres que está codificado con información que viene de tus ancestros, la cual determina tus emociones y hasta condiciona tu calidad de vida.

Esta autoindagación plantea el método bioneuroemoción, aglutina una serie de conocimientos que puede ayudarle a encontrar las causas de los conflictos que hay en su vida y que te hacen vivir experiencias que alteran su paz emocional.

Una forma mediante la cual se acompaña a las personas a encontrar esa información que condiciona su manera de vivir, la bioneuroemoción, es un método humanista que fomenta la autoindagación y la autogestión de los conocimientos que guarda el inconsciente.

Te ayuda a comprender que todo lo que está sucediendo no es por causalidad ni por mala suerte sino que hay una información en tu inconsciente que se acaba manifestando en tu vida.

Te enseña a desarrollar la conciencia de que tú siempre estás frente a ti mismo, que hay una información que resuena en tu vida y que nos estamos proyectando constantemente creyendo que los problemas se solucionarán afuera cuando la solución está en ti.

A medida que las personas toman conciencia de la información que heredaron de sus ancestros pueden comprender que no son víctimas de las situaciones que enfrentan en su vida, se quitan la culpa de actuar como actúan ante ciertas experiencias y aprenden a trascender tomando decisiones más eficientes que se reflejan en su bienestar personal, apunta.

Para que las personas logren un estado de conciencia de unidad y paz interior, se sugiere:

  • Si cambio yo, va cambiar mi mundo, pero tú no cambias para cambiar a los demás.
  • Cuando hay resentimiento y enojo, atraes las mismas historias y te autocondenas al sufrimiento de la mente y el cuerpo.
  • Evita juzgar.
  • Recuerda que siempre estás proyectándote.
  • Tu percepción es una interpretación.
  • Cuando te posiciones ante una circunstancia, no ataques a los demás.

Fuente: Enric Corbera

Compartir

Deja un comentario