Bajar de peso te ayuda, pero…

0
COMPARTIR.

Todos sabemos que bajar de peso ayuda a mejorar la salud, pero hay algunas consideraciones, buenas y malas, sobre este proceso que debes tomar en cuenta.

Entre las buenas noticias que recibirás por bajar de peso está un mayor nivel de energía, ¿por qué?, simplemente porque al tener kilos de más es menor la actividad física, entonces al deshacerte de unos cuantos kilos tendrás un aumento en este rubro, de acuerdo con expertos en nutrición. Otro beneficio es que mejorará la eficiencia del oxígeno, por lo que podrás respirar mejor.

También, la pérdida de peso se relaciona con una mejor memoria. Según un estudio realizado en Suecia en 2013, un grupo de mujeres presentaron mejores resultados de memoria luego de un plan de seis meses para perder peso.

Aunque, los beneficios más claros de la pérdida de peso tiene que ver con la imagen personal y la salud. Un estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte encontró que bajar de peso mejoraba las relaciones de las parejas e impulsaba al otro a tomar mejores decisiones sobre su salud, además de que quienes perdían al menos 5% de su peso corporal reducían el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer.

Sin embargo, además de estas mejoras deberás tomar en cuenta que en este proceso se pueden presentar situaciones no tan agradables.

Perder peso podría ocasionar celos en tu pareja o dudas sobre si tu personalidad va a cambiar luego de que te sientas mejor, esto también podría ocurrir con tus amistades.

También debes tomar en cuenta que aunque te sentirás mejor, si padeces depresión puede que esto no cambie después de perder peso.

Por último, aquellos pacientes que se someten a cirugías bariátricas para bajar de peso podrían experimentar cambios en el gusto. Según una investigación de Leicester Royal Infirmary en Reino Unido, se encontró que tres cuartos de los pacientes que pasaron por estos procedimientos desarrollaron un disgusto por ciertos alimentos después de sus operaciones, en su mayoría con la carne y productos lácteos.

Fuente: Health.com

Compartir.

Deja un comentario