Un ‘asesino silencioso’ asecha tu corazón

0
COMPARTIR.

El gran problema de las enfermedades “silenciosas” es precisamente eso, que llegan sin avisar y sus manifestaciones aparecen cuando el padecimiento ya se encuentra en estado avanzado, dificultando el tratamiento y, por ende, la prevención.

Una de esas enfermedades es la hipertensión, también conocida como tensión arterial alta. Esta enfermedad es crónica y se distingue en que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta.

Cada vez que late el corazón, bombea sangre a los vasos (arterias) que se encargan de transportar la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos al ser bombeada por el corazón. Esto quiere decir que cuanto más alta sea la tensión, más esfuerzo tiene que hacer el corazón para bombear la sangre.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipertensión está considerada como un “asesino silencioso”, ya que no presenta síntomas específicos y las únicas señales de alerta que podría llegar a emitir son malestares que también son causados por otras razones y factores, entre ellos dolor de cabeza, dificultad para respirar, vértigo, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales.

Se le llama ‘la asesina silenciosa’ porque, al igual que otras enfermedades, va desarrollando el daño a lo largo de los años y sin producir síntomas, hasta que por fin da la cara y afecta seriamente a una serie de órganos.

La OMS también estableció que uno de cada cinco adultos tiene hipertensión, a nivel global. E indicó que este padecimiento es un trastorno que provoca aproximadamente la mitad de todas las defunciones por accidente cerebrovascular o cardiopatía.

El organismo internacional agregó que las complicaciones que derivan de un caso de hipertensión causan 9.4 millones de muertes al año, en todo el mundo.

“En los países en desarrollo, muchas personas con hipertensión no saben que la padecen ni tienen acceso a los tratamientos que podrían controlar su tensión arterial y reducir significativamente su riesgo de defunción y discapacidad por cardiopatía o accidente cerebrovascular. Diagnosticar, tratar y controlar la hipertensión es una prioridad de salud en todo el mundo”, añadió la OMS.

Factores de riesgo

Entre los elementos que aumentan el riesgo de padecer hipertensión arterial están:

  • Consumir alimentos con gran cantidad de sal y grasas
  • Ingerir alcohol en altas cantidades
  • Padecer males como obesidad o sobrepeso
  • Altos niveles de estrés
  • Antecedentes familiares
  • Llevar una vida sedentaria

Fuente: Manuel Abeytua

Compartir.

Deja un comentario