sábado, diciembre 16

El ejercicio ayuda a prevenir y tratar el cáncer

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Los pacientes con cáncer que hacen ejercicio con frecuencia enfrentan mejor la enfermedad, viven más años y tienen menos riesgo de recurrencia.

Se destacó que el ejercicio, además de ser un factor preventivo contra el cáncer, también juega un papel importante en el combate a la enfermedad cuando está diagnosticada.

Hay estudios recientes que demuestran que la actividad física constante aumenta la expectativa de vida después de un diagnóstico de cáncer y en muchos casos también se ha visto que disminuye el riesgo de que el tumor vuelva a aparecer.

Hay estudios de pacientes con cáncer de mama, de colon, de próstata y de ovario; se comparó a los que hacían ejercicio con los que no y se encontró que mientras más activos son, viven más años”, detalló en entrevista.

Los especialistas explican que el ejercicio incrementa los años de vida de los pacientes con cáncer porque fortalece el organismo en general, incluido al sistema inmunológico, y además ayuda a mantener la salud mental.

La Sociedad Americana de Cáncer refiere que el ejercicio durante el tratamiento de esta enfermedad mejora el funcionamiento físico y la calidad de vida porque aumenta la fuerza y la resistencia, fortalece el sistema cardiovascular, reduce la depresión y la ansiedad, disminuye la fatiga, mejora el estado de ánimo, aumenta la autoestima, disminuye el dolor y mejora el sueño.

Es verdad que algunos efectos de la enfermedad o los tratamientos para el cáncer pueden afectar la capacidad del paciente para ejercitarse, como la anemia o la debilidad provocada por la quimioterapia y la radiación, por eso es importante acordar con el médico un esquema de actividad física adecuada.

La Sociedad Americana de Cáncer recomienda a los pacientes realizar, por lo menos, 150 minutos de ejercicio semanalmente e incluir entrenamiento de fuerza por lo menos dos días a la semana.

Fuente: Rubén Mesa

Share.

Deja un comentario