sábado, diciembre 16

Si tienes diabetes, cuida bien tus pies

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Las complicaciones más graves en el pie causadas por la diabetes, incluida la amputación, se pueden evitar con tan sólo seguir unas cuantas reglas básicas, aseguran especialistas.

Los niveles de glucosa elevados dañan el sistema nervioso central si no se controlan, lo que se conoce como neuropatía diabética.

Esta causa dolor, ardor, entumecimiento, piquetes, calambres, debilidad, disfunción eréctil, resequedad en la piel, trastornos de alimentación, con poquito que coma el paciente se siente muy distendido, diarreas, vómitos.

Además, la neuropatía afecta el correcto funcionamiento de los pies y las manos, causa serios problemas que pueden provocar desde úlceras hasta amputaciones.

A nivel cerebral, un paciente que vive 10 años con diabetes y sin controlar sus niveles de glucosa en la sangre tendrá más riesgo de desarrollar demencias.

Empieza a tener disminución de la capacidad mental. Es decir, si no se atiende una hiperglucemia crónica, no sólo tendrá retinopatía, nefropatía, neuropatía y pie diabético, también tendrá cambios en el sistema nervioso central, demencia diabética.

Muchos pacientes descubren que tienen diabetes hasta que los síntomas de la neuropatía son evidentes, cuando su padecimiento está avanzado.

De hecho, el 90 por ciento de los pacientes que presenta pie diabético pasó antes por una neuropatía.

En tanto, desde el momento en que una persona es diagnosticada con diabetes, cada vez que acuda al médico se debe evaluar los ojos, los niveles de glucosa en la sangre y los pies, sin importar que se hayan presentado molestias en esas zonas del cuerpo o no.

Si el médico no revisa sus pies, sostiene, el paciente informado podrá pedirle que lo haga desde la primera cita, con la finalidad de prevenir o detectar cualquier alteración.

¿Qué debes revisar para prevenir daños en los pies?

  • Cambio en la morfología
  • Los pies se hacen cavos (en curva)
  • Aumenta el arco
  • Cae el antepié (metatarso)
  • Los dedos se ponen en garra o en martillo
  • El talón se va hacia atrás
  • Se acorta el tríceps sural (gemelo)

Recuerda

  • Comprar zapatos nuevos por la tarde, cuando los pies están más dilatados.
  • Elígelos cómodos.
  • Céntrate en el ancho, largo, parte de atrás, base del talón y planta del pie.
  • Lleva un control y anota cambios de tamaño o forma.
  • No uses zapatos nuevos más de 2 horas al día.
  • No ates los zapatos muy ajustados o muy flojos

Fuente: Francisco Aguilar

Share.

Deja un comentario