martes, mayo 22

Toma precauciones para evitar el reflujo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Toma precauciones para evitar el reflujoSi forma parte del 20 por ciento de la población que sufre reflujo gastroesofágico, no se torture con las imágenes de los antojitos mexicanos y las bebidas que le servirán en la cena de mañana como parte del menú patrio.

Lo que debe hacer, según los especialistas, es tomar medidas para evitar que dañen su esófago.

Para empezar, quienes padecen reflujo -provocado porque la comida se regresa del estómago al esófago y lo irrita-, deben estar bajo tratamiento médico, precisa Felipe Urbina de la Vega, cirujano gastroenterólogo del Hospital Ángeles del Pedregal, en la Ciudad de México.

Los pacientes deben evitar excederse y comer una sola vez en grandes cantidades. “Lo ideal es que coman pequeñas porciones de comida en varias ocasiones”, comenta.

María Elena Téllez Villagómez, nutrióloga de la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE, agrega que pueden cenar en dos tiempos: “A las 7 y a las 12 de la noche. En ese lapso ya transcurrieron cuatro horas, ya hicieron digestión”.

El gastroenterólogo indica que, después de ingerir alimentos, pueden caminar o bailar, pero no quedarse sentados.

Elija bien

La nutrióloga aconseja elegir los platillos menos irritantes y grasosos.

“Este tipo de alimentos son difíciles de digerir y pasan mucho tiempo en el estómago, así que es más fácil que se regresen al esófago”, indica Téllez Villagómez.

Otra sugerencia es separar los alimentos líquidos de los sólidos.

“Primero deben cenar lo sólido y media hora después beber líquidos, pues con estos es más fácil que el alimento se regrese”, indica.

Los especialistas coinciden en que el consumo de alcohol debe ser moderado y aconsejan beber sólo alrededor de un cuarto de taza.

Urbina de la Vega señala que los pacientes deben dejar pasar mínimo dos horas después de cenar para irse a dormir. Se recomienda elevar la cabecera de la cama o ponerse varias almohadas porque, cuando se acuestan, la posición horizontal facilita que los jugos gástricos vayan del estómago hacia el esófago.

De acuerdo con el gastroenterólogo, 80 por ciento de la población adulta ha sufrido alguna vez en su vida el reflujo como un síntoma después de una gran comilona.

Para quienes así lo han padecido, no está de más que tomen sus precauciones: pueden ingerir un bloqueador de ácidos antes de la cena, pues uno de los principales signos del reflujo es la acidez estomacal. Otros síntomas son la sensación de ardor en el pecho y el sabor amargo en la boca. Asimismo, puede producir un dolor de espalda parecido a los síntomas de un ataque al corazón.

Las causas

Según Urbina de la Vega, el reflujo se debe a una descomposición del esfínter, el cual une el esófago con el estómago.

“Cuando el esfínter está en mal estado, no tiene presión, no puede detener el paso del alimento del estómago hacia el esófago”, explica el también miembro de la Sociedad Mexicana de Gastroenterología.

Esto generalmente se presenta porque las membranas que sujetan el esófago al diafragma están débiles.

Datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos establecen que algunas sustancias, como la cafeína o el alcohol, pueden provocar la debilidad del esfínter.

También puede ser causada por problemas médicos, como la hernia hiatal, que provoca que la zona de unión entre el esófago y el estómago se ubique dentro del pecho, al nivel del diafragma. En estos casos, el diafragma es incapaz de tomar parte en la prevención del reflujo.

Los tratamientos van desde cambios en el estilo de vida hasta prescripción de medicamentos y cirugía.

Complicaciones

Si el reflujo no se trata, puede provocar algunas de las siguientes consecuencias:

• Inflamación del esófago
• Úlceras en el estómago
• Cáncer de esófago
• Cicatrices que estrechan el esófago
• Problemas respiratorios

Fuente: Felipe Urbina de la Vega y María Elena Téllez Villagómez

Compartir

Deja un comentario