Felicidad para tu cuerpo y para tu mente

0
COMPARTIR.

La felicidad: la reconoces cuando la ves, pero es difícil de definir. Bien podrías llamarlo una sensación de bienestar, de optimismo o de encontrarle un sentido de importancia a la vida, aun cuando todos estos también podrían tratarse como términos por separado.

Pero cualquier cosa que sea la felicidad, sabemos que la deseamos y eso, de alguna manera, ya es algo bueno.

Los estudios sugieren que la genética puede jugar un papel muy importante en nuestro nivel normal de bienestar subjetivo, así que algunos de nosotros podemos empezar con desventaja.

Como si esto fuera poco, entre las tragedias inesperadas y el usual estrés diario, los factores ambientales pueden bajarte el ánimo y minar tu deseo por vivir.

El ser capaz de manejar tus altibajos emocionales es importante tanto para tu cuerpo como para tu mente.

En cuanto a la salud física, no es tanto la felicidad per se, sino la habilidad para regular y tener un sentido de propósito y significado.

Una revisión de más de 200 estudios de 2012, encontraron una relación entre los atributos psicológicos positivos, como la felicidad, el optimismo y la satisfacción con la vida, y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Por supuesto, no es tan simple como decir “usted debe ser feliz para prevenir los ataques al corazón”. Si usted tiene un buen sentido del bienestar, es más fácil mantener buenos hábitos: hacer ejercicio, tener una dieta equilibrada y dormir lo suficiente.

Las personas que tienen una mentalidad optimista pueden ser más propensos a involucrarse en conductas saludables porque las perciben como algo útil para lograr sus objetivos.

Así, una menor presión arterial, un peso corporal normal y perfiles de lípidos en la sangre más saludables, también se asociaron con una mayor sensación de bienestar.

Fuente: Laura Kubzansky

Compartir.

Deja un comentario